Las mamás que aprendieron las siglas LGBT

En gran parte de Latinoamérica hace 60 años las mujeres aún no podían votar, más de la mitad de ellas no tenía estudios de educación básica y casi todas las mujeres daban por hecho que su papel en la vida era ser madres y permanecer bajo el cuidado de sus esposos.

El mundo ha cambiado tanto en los últimos 50 años que es difícil a veces es hasta difícil de entender, y para cada quién es diferente el proceso de adaptación.

Las nuevas madres, son mujeres que ya vivieron también un cambio social, tecnológico y cultural, están más preparadas (eso espero) y familiarizadas si sus hijos tienen en su clase a un compañero con familia lesboparental, o si su retoño les dice que se siente más cómodo usando vestidos y no pantalones de «niño». Y en caso de que no estuvieran preparados tienen mucha información online, instituciones y organizaciones civiles a las que se pueden acercar y pedir ayuda.

Por eso debemos de considerar un reconocimiento mayor aquellas mamás que no han nacido con los nuevos pensamientos y cambios culturales, aquellas que más bien se han ido adaptando poco a poco a los cambios de esta vida. Que aveces con un poco de dolor entienden que sus deseos de tener nietos no se equiparan con la felicidad de sus hijxs que pueden decidir no tenerlos.

Hay que reconocer a esas madres que con sus buenas costumbres no les da miedo  recibir al novio de su hijo en su casa, para las que ya no obligan a sus hijas a vestirse y actuar como todas las niñas, las que luchan contra colegios y oficinas gubernamentales y se pasan por el arco del triunfo el que dirán cuando buscan la aceptación de su hijx transgénero, las que logran separar sus creencias religiosas del amor que tienen por sus hijxs ,cuando son capaces de participar en la organización de la boda y llorar de emoción al escoger el vestido de novia de su hija y de su novia, las mamás que salen en público con sus hijxs y sus parejas, las que sin titubeo responden  las preguntas de familia y amigos, las que no saben que significa todo, pero se esfuerzan en informarse y seguir amando en lugar de rechazar.

Dicen que no hay un manual para ser madres, menos un capítulo de pasos a seguir si su hijx es LGBT, no creo que ninguna mamá este preparada, pero sobre todo creo que todas las madres lo primero que sienten es temor, temor de que nos lastimen, pero nada puede lastimarnos más que no tenerlas a ellas a nuestro lado.

Gracias a esas mamás que han aprendido que son las siglas LGBT y a reconocer a sus hijxs en ellas.

Con mucho amor y reconocimiento especial a MI MAMÁ.

3 comentarios sobre «Las mamás que aprendieron las siglas LGBT»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *