Enamorarse en el ejército y en plena guerra

El amor sin tacto

Nadie decide cuando enamorarse eso es una verdad,  a veces pasa en la manera menos esperada y hasta en el escenario más complejo.

Nayyef Hrebid se graduó en arte, sin embargo al no encontrar trabajo decidió entrar a la armada de Estados Unidos como traductor.

Así que de pronto se encontró en el 2003 en pleno medio oriente en la ciudad de Ramadi, que se encuentra en Irak, está a unos 100 km de Bagdad, si ahí donde ocurren todos los ataques y que es constantemente mencionada por los medios como uno de los lugares más peligrosos de la tierra.

Nayeff Hrebid
Nayeff Hrebid en la armada

Y aunque Nayyeg se llegó a encontrar muy confundido y cuestionando el porque de su decisión de entrar al ejercito, de pronto todo cambió cuando conoció a un soldado del ejército de Irak.

Se trataba de Btoo Allami, quien también sintió atracción por Nayyef y esperaba la oportunidad de hablarle.

Btoo Allami
Btoo Allami

Hay que recordar que la homosexualidad es un tabú en Irak, es inaceptable por traer vergüenza a la familia y pueden sufrir ataques violentos e incluso ser asesinados.

Después de un tiempo tuvieron la oportunidad de coincidir en una misión y de ahí empezaron a crear excusas para comer juntos, para coincidir, para poder platicar.

No pasó mucho tiempo para que los demás lo notaran, el capitán Americano incluso logró que Btoo pasara algunas noches en el campamento, pero por otro lado algunos de los compañeros traductores de Nayyeg le dejaron de hablar y uno de ellos lo golpeó hasta romperle el brazo.

Nayyeg sabía que de quedarse en Iraq no tendrían futuro y pronto tendrían que casarse con una mujer y esconderse toda la vida. Sin embargo, él había visto la serie de tv «Queer as Folk» y sabía que del otro lado del mundo existían comunidades gays.

La Huída

Por lo tanto Nayyeg pidió asilo y se estableció en Seattle, e intento ayudar a Allami a conseguir una visa sin éxito, mientras que la familia de Allami descubría que era gay y lo presionaban para casarse, pero con ayuda de una amiga logró escapar a Beirut.

Allami aplicó como refugiado a la alta comisión de las Naciones Unidas, mientras tanto con su visa de turista tuvo que pasar puntos de revisión y evitar que soldados lo regresaran a Irak.

El proceso fue largo y lleno de retrasos y problemas pero por fin en 2013 Allami pudo volar a Vancouver, donde solo estaba a 225 km de Nayyeg.

Finalmente la pareja se casó en Canadá el día de San Valentín de 2014 y Allami pudo aplicar por una visa ya como esposo de Nayyeg, hasta que en 2015 la oficial de migración en Montreal dió el visto bueno para que Allami pudiera vivir en los Estados Unidos.

Btoo Allami (left) and Nayyef Hrebid hug
Allami (izquierda) y Hrebid (derecha)

La pareja se volvió a casar en 2015 en Seattle, donde podrían tener una verdadera boda de ensueño.

Era de esperarse que esta historia fuera llevada a la pantalla, a través de un documental llamado «Out of Iraq», mismo que fue premiado el año pasado en el L.A. Film Festival.

Con Información de : BBC

Elizabeth Gilbert autora de Eat, Pray, Love confesó relación con su mejor amiga

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *